Archivos para el mes de: septiembre, 2016

Voy a ser un árbol
Voy a cubrir del calor
A darle agua al mundo
A ser tan grande que darme no me merme
A dar fruta que sustenta y sustentarnos me multiplicará
Seré abrigo y soporte, comida, leña y medicina
Me ofrendo a la tierra que somos para convertirme en bosque

Hace poco aprendí una nueva forma de entender lo que solemos llamar el big bang. 

El mismo nombre la tiene adentro, el gran pum. El acontecimiento más antiguo del que escuchamos los ecos. Al decirle el gran pum lo volvemos una explosión, pero ese mismo eco en la radio es ruido y nuestro mundo hoy también es eco. 

Así como vemos el rayo mucho antes de escuchar el trueno porque el eco en las frecuencias altas que llamamos luz se expande más rápido que el de las frecuencias más graves que llamamos sonido, los ecos en diferentes frecuencias nos llegan a distintos tiempos y de diferentes modos. 

El gran pum no es un sonido porque en sí lo que llamamos sonido no nos llega por los oídos pero el eco material del big bang es la creación y el ruido que escuchan las radios también suena como música de las esferas en la tradición de los padres de la Iglesia. 

¿A qué suena el universo? ¿A explosión? Claramente sí, para algunxs,y escuchamos los ecos de esos ecos. Habrá quien escuche y sienta los ecos de esos ecos y viva el mundo en un lamento. A fin de cuentas la creación entera está hecha de estos ecos. Para Isidoro de Sevilla, por ejemplo, este eco era la música de las esferas con que sonaba el firmamento.  

Ahora bien, este pum como lo solemos llamar, este primer eco, jugando además al anti bélico, no tiene porqué ser una explosión. De hecho no necesariamente tendría que ser una onomatopeya pero más aún, podría ser otra onomatopeya. 

En lo particular prefiero un universo que canta a uno que explota. Pero cuando vemos juntarse peluca y copete también reconozcamos que es más sano optar por a carcajada. La creación también es Ponchito y Groucho Marx. Ornitorrinco y onomatopeya y cosquillas. El mundo tiene ironía, sarcasmo y humor negro en todos sus resquicios si nos sintonizamos. Porque, como aprendí hace poco, podemos considerar y escuchar el universo en una espectacular carcajada. 

Salud!