Archivos para el mes de: agosto, 2016

ADVERTENCIA: Lenguaje directo

¿Como llegó el zar de la basura a ser tan gordo? 

Si, siendo un hijo de puta es una respuesta correcta. Pero no es la única ni nos ayuda a resolver nada. 

El imperio de la basura se trata de la esclavitud que lo sostiene e, inevitablemente, de los aportes de cada habitante de la ciudad monstruo a su riqueza y poder. 

Notablemente en muchas ciudades del mundo lxs empresarixs de la basura sostienen su poder haciendo paros del sistema y dejando que la población escarmiente su respeto a la gente de la basura entre bolsas hediondas y moscas. 
Pero Cuauhtémoc Gutiérrez transformó el trabajo de recolección en un privilegio que implica una mejoría exorbitante sobre el puesto inicial de pepenador, trabajo que igualmente requiere una relación de servidumbre con cuauhtémoc.  
Ahora bien, dígamos que nos chingamos al temoc y vivimos para contarla, ¿luego qué? Si no nos hacemos él alguien de sus lugartenientes lo hará y si nos lográramos chingar la estructura nos lincharía la población en una hoguera de basura no recogida. Porque además cuanta más basura produce una zona más limpia la mantienen los gobiernos. 

Entonces. ¿Qué chingados hacemos para cambiar esta situación (a menos que les guste tener esclavxs no podemos usufructuar su trabajo) ? Creo que en particular con el proxeneta del pridf tenemos que empezar con entender su negocio. Igual que walmart y monsanto, el rotoplas local del pri vive del dinero que aportamos una a uno lxs usuarixs de su red y utiliza éstos recursos para chingarnos cada vez más. 

Los grandes negocios del capitalismo funcionan en la lógica mac del gigoló, ichargeu ifucku; yo te cobro, yo te cojo. Así que para que se detengan necesitamos dos no acciones, no pagarles  y no dejarnos coger. La huelga de piernas cruzadas viene primero para convertirlo en no me puedes coger, ya no te pago.  

Ahora bien, el capitalismo tardío se sostiene principalmente en el sufrimiento que genera la interrupción de su opresión a quienes dependemos de su continuidad y por eso tenemos que atender desde sus funciones éstos problemas. Sostenemos al cerdo este gutiérrez con cada bolsa de basura que tiramos y si nos da asco la que se acumula en una semana en la casa imagínate vivir dónde la echamos. 

Decir que la ciudad y el sistema de opresión en que vivimos dependemos y sostenemos la bestialidad de estos asesinos no cambia nada, pero si nos ofrece información valiosa. Podemos dividirlo en dos partes y refrasearlo: 

  1. Vivimos de lxs asesinxs; nuestro sustento y permanencia dependen de sus actividades destructivas y
  2. Sostenemos sus hijueputeces con nuestros procesos cotidianos; es decir, hay maneras de obtener beneficios de estos procesos (eso hacen estas mafias).

Aquí está la solución permacultural.  Si el problema de la basura sostiene la industria de terror y muerte de temogutierrezdelatorre gracias al procesamiento de los deshechos, utilicemos los beneficios de dichos procesos microlocalmente y matemos su imperio asesino de hambre, cortemos sus raíces.  

La objeción más usual y evidente a esta idea es guácala, y es lógico pero la respuesta permacultural es hagámoslo limpio y que sea más cómodo, fácil y barato que dársela a esta mafia. 

Separar lo que es reutilizable o reciclable de lo que no y reducir la peligrosidad de lo que les mandamos, es hacerle un paro a lxs esclavxs de míster sendelpri porque son ellxs quieres tienen que hacer éste trabajo, porque guácala. 

Si organizamos nuestros deshechos, veremos que antes de echar todo junto al bote y de que los sobrantes se empiecen a descomponer, la mayoría de la basura no da asco y que los recursos que vende la mafia de temogutierrezdelatorre no se descomponen. 

Si separamos podemos hacer más cosas todavía, podemos evitar entregar al sistema de basura lo que podemos reutilizar, ahorrar en gastos y quitarle dinero al violador; inclusive, sobre todo si nos organizamos, podríamos vender nuestro propio material reciclable y saltarnos su escala en el negocio.  

Pero además separando aprendemos qué deshechos producimos y de ahí también qué y cómo consumimos. La estructura actual en la que dependemos de los mercados para nuestra supervivencia es la causa generadora de esa basura inorgánica que es negocio para el chulo del burdel del pri. Pero a medida que nos apropiemos de nuestros deshechos orgánicos tendremos los insumos para dejar de necesitar tantos empaques.  

Compostar hace que, mejor manejada, la descomposición de buena parte de nuestros residuos no sea asquerosa, ni huela, ni atraiga plagas ni tampoco sea infecciosa. Además cuando no sepamos qué hacer con toda la tierra sana que produjimos estaremos en camino a librarnos de walmart. 

Para que el sistema de esclavitud residencial y laboral que sostiene la esclavitud sexual y la vida porcina de temocdelatorre se transforme, es inútil actuar sobre él directamente, necesitamos cortarle las raíces, negarle la basura que lo alimenta y para lograr eso sin reproducir su sistema de opresión debemos actuar localmente, neguémosle la basura inorgánica, separemos, reutilicemos y decidamos a quién le entregamos los reciclables (ni a asesinxs ni proxenetas son puntos de partida recomendables). Compostemos los compostables y no sólo reduciremos el negocio de transportar y amontonar lo desechado, daremos el primer paso para necesitar menos empaques y reciclaje. 

Mi basura es mía, la tengo que aprovechar yo para que estetemoc no me chingue. 

En conclusión, la descomposición nos enseña que la caca y la basura se convierten en el sustrato de las nuevas plantas y flores. Nuestro entorno y nuestra sociedad están bastante podridos démosles unas vueltas para que se oreen y dejemos de mezclar la tierra con gobernantes, sabemos que sin tóxicos. 

Anuncios

Decir que podemos cambiar nuestro entorno para nuestro beneficio es como decir que podemos ser pianistas. 

Para ser pianistas necesitamos poder tocar el piano, es decir oprimir las teclas del instrumento tanto alternada como simultáneamente. En teoría tener dos manos con dedos es suficiente para cumplir éste requisito. Yo tengo dos manos con dedos, sin embargo es cuestión de darme un piano para demostrar que tenerlas no es suficiente para ser pianista. 

Para transformar nuestro entorno para nuestro beneficio necesitamos poder cambiar nuestro entorno pero basta mirar un emprendimiento asfáltico para concluir que nos encontramos en una situación análoga a la del piano. 

Practicar, poner en práctica, aprender y escuchar son estrategias útiles en ambos casos también.